El Ciclista y sus deliciosos gin tonics

Las calles que confluyen en la plaza de la Vila de Gracia son largas, estrechas y algo oscuras. En una de estas, la calle Mozart concretamente, hay  una pequeña coctelería, El Ciclista se llama.  El exterior es discreto y pasa casi desapercibido. Un manillar de bicicleta sirve como tirador de la puerta que te conduce al interior.

La barra coctelera de El Ciclista

Entré casi sin querer, por curiosidad y por el reclamo de la pizarra de la calle. Gin Tonics a 5 euros. Debía probarlos. A ese precio vale la pena, no? Enseguida me gustó el local, oscuro, pequeño, íntimo y con un ligero punto clandestino, quizá en recuerdo de los auténticos “speakeasy”.

Me senté en la barra que ocupa el centro del local, como debe ser, y entablé conversación con el barman de esa noche, Carles es su nombre. Tuvimos una gran charla, agradable y placentera, pero eso, aunque es mucho y difícil de encontrar, no fue lo mejor, lo mejor fue el gin tonic que me preparó.

Carles en plena elaboracion del gin tonic

Lo preparó con ginebra MG, una ginebra perteneciente a la marca Giró, con delicadeza y habilidad y consiguió una mezcla perfecta, perfecta en equilibrio y perfecta en intensidad con piel de lima y también de limón. Todo un descubrimiento, un hallazgo de los que uno se siente orgulloso de haber realizado. Tan bueno estaba que se me quedó corto y tuve que pedier otro.

el gin tonic del Ciclista

el gin tonic de El Ciclista

Y… ohhh… sorpresa, estaba igual de bueno. Un gusto, un lujo esta encantadora coctelería. Ahora solo me queda volver para averiguar qué ocurre con los cócteles. ¿Estarán igual de buenos que el gin tonic?

Voz Gourmand by Jaime Vidal

2 comentarios sobre “El Ciclista y sus deliciosos gin tonics

  1. Muchísimas gracias Jaime por tu crónica. Para mi fue un placer acompañarte en el descubrimiento de El Ciclista Cocktail Bar. Deseo volver a verte pronto y que te animes a descubrir nuevas experiencias cocteleras. Un abrazo.

Deja un comentario