La conexión canario-mallorquina de Jonay Hernández y Maria Solivellas

Anteanoche tuvo lugar un encuentro culinario que unió al archipiélago canario con el balear en el restaurante La Vieja de Jonay Hernández. Por un lado estaba Jonay, un chef fiel a sus raíces tinerfeñas que tiene a la cocina canaria como eje vertebrador  de su propuesta gastronómica. Y por el otro lado estaba Maria Solivellas del restaurante Ca na Toneta, cuya reconocida cocina está arraigada a la tierra, al producto y a la tradición mallorquina.  La propuesta consistía en 4 tapas que conjugaran el producto y la cocina de las dos islas. Cada cocinero creó dos tapas con una conexión entre los productos de aquí y de allá.

Las dos tapas elaboradas por Jonay fueron:

Cucurucho de remolacha relleno de ensaladilla de batata roja a la naranja, costilla de cerdo salada y huevo de codorniz.

La Vieja

Cucurucho de ensaladilla de bonito y costilla de porc negre

Arepa desnuda con sancochado de bacalao y plátano con mojón picón dulce

Sancochado de bacalao y mojo

Por su parte María Solivellas, fiel a su pasión por el producto mallorquín y por el producto de temporada, presentó estas dos tapas:

Coca de blat xeixa con llampuga y mojo de “tap de cortí”

  Llampuga con mojo de tap de cortí

“Porc negre” con salsa de plátano

Por negre con salsa de plátano

Las cuatro tapas, “una pequeña gamberrada divertida” en palabras de Maria Solivellas, se sumaron por una noche a la carta habitual del restaurante, y podían degustarse en la barra o en las mesas. El local se llenó en pocos minutos y estas tapas degustación “fusión de raíces insulares: Baleares &Canarias” se convirtieron en la atracción de la noche, pues la oferta era muy atractiva: dos tapas a elegir más una Rosa Blanca (partícipe del evento) por el ajustado precio de 5’50 euros.

 

No nos queda otra que alegrarnos por iniciativas como la de anoche, pues permiten, no solo una degustación divertida sino también el acercamiento a las cocinas territoriales, por desgracia, muy a menudo olvidadas.

Voz Gourmand by Jaime Vidal

 

Deja un comentario