La despensa del barón

La Despensa de la Posada

Abrieron la Posada Terra Santa en pleno casco histórico de la ciudad de Palma, allí donde las calles se convierten en callejuelas y las casas en mansiones.  Rehabilitaron un edificio con más de quinientos años de historia y lo convirtieron en un Hotel Boutique que conjuga el pasado y la antigüedad del edificio con el lujo y la tecnología más actual. Gran parte de la planta noble de este hotel la ocupa el restaurante que, desde su inauguración en 2014, está dirigido por el cocinero argentino Matías Provvidenti.

En un principio el restaurante era frecuentado casi en exclusividad por los clientes del hotel, de hecho, tenía su mismo nombre: restaurante Terra Santa. Pero el buen hacer de Matías consiguió darle una identidad propia, diferenciada del hotel. Se cambió de nombre, se modificó la carta y el nuevo restaurante, de nombre La despensa del barón, empezó a recibir clientes ajenos al hotel hasta convertirse en lo que es hoy, un restaurante muy visitado por todos los aficionados locales al buen comer.

La despensa del barón

En un entorno arquitectónico espectacular Matías Provvidenti ofrece una cocina que día a día se consolida en su evolución. Viajero empedernido recorre el mundo en busca de sabores y productos que luego formarán parte de sus platos. Siente especial debilidad por la cocina del sudeste asiático y esta influencia queda reflejada en su carta. Una carta que no es especialmente extensa pero sí está muy bien seleccionada, sin olvidar ni a veganos ni a vegetarianos. Está divida en entrantes y en platos principales pensados para compartir, un formato que permite degustar más elaboraciones. A las que hay que añadir  las sugerencias del chef los fines de semana.

Matías Provvidenti

Matías Provvidenti

La degustación

Voz Gourmand inició la degustación de La despensa del barón con un extraordinario “bao casero relleno de carne de cerdo cocinada a baja temperatura” presentado en una vaporera de bambú. Deliciosas las suaves texturas tibias del bao y de la carne, perfectamente acompañadas por una gran riqueza de sabores entre los que se encontraban piñones y notas de hierbabuena y cilantro.

La despensa del barón

Bao de carne de cerdo

Luego vino un “carpaccio de ciervo, ahumado al momento con madera de manzano, sobre una confitura de grosella”. Se sirve con una campana transparente que mantiene el humo encerrado el tiempo que desea el cliente en función de un mayor o menor ahumado.

Le siguió un “tártaro de atún rojo con algas wakame y huevas de trucha sobre aguacate marinado en tamarindo”. Le acompañaba una fina galleta de guindilla que le proporcionaba un divertido contrapunto picante.

A continuación una “dorada cocinada al papillote con hojas de plátano servida sobre piedras volcánicas y arroz jazmín con polvo de algas y ralladura de naranja”. La gran triunfadora de la noche. Perfecta cocción y soberbio el sabor de la carne con marcada presencia de cítricos. Para recordar.

Pescado al papillote en hojas de plátano

Seguimos.  “Solomillo de cerdo negro mallorquín con un puré de zanahorias negras o safarnarias y almendras laminadas”. Destaca la combinación de dulce y salado y el buen tratamiento de la carne.

Solomillo de porc negre mallorquín

Y para finalizar un “canelón de pasta verde relleno de confit de pato caramelizado con manzana y salsa de foie espolvoreado con trufa negra”. De nuevo multitud de matices sápidos en la boca incluido el de la trufa.

En postres, todos caseros, Matías Provvidenti nos preparó una pequeña degustación de tres de los cinco que hay en la carta. Tiramisú en formato de espuma, un brownie de yuzu con anacardos y una tarta de queso.

La posada del barón

Los postres

Matías Provvidenti y su cocina

Gracias al buen hacer de Matías La despensa del barón ha conseguido convertirse en un restaurante con identidad propia sin perder la filosofía del Hotel Posada Terra Santa. En la sala, luminosa y de ambiente relajado, se ofrece un buen servicio, muy respetuoso y de trato personalizado. Y en la cocina reinan sus propuestas. A partir de un buen tratamiento del producto y de una cuidada presentación en mesa Matías no duda en incorporar nuevos productos y sabores del mundo. Juega con ellos y los introduce en clásicos de la gastronomía actual dándoles su particular visión. Desenfadada, cargada de sabores y de colores, muy al gusto actual.

Voz Gourmand by Jaime Vidal

Un comentario sobre “La Despensa de la Posada

Deja un comentario