Los platos de Soto

Los platos de Soto y sus cachopos

Los platos de Soto es una taberna básicamente asturiana aunque tampoco olvide a la cocina gallega ni a la leonesa. Pero son dos de los platos más típicos de la cocina asturiana, el cachopo y la fabada, los que le han dado la popularidad.  Una popularidad que se ha visto refrendada por la obtención de varios premios como el de mejor cachopo del Mediterráneo en el 2016 o el de finalista en el certamen del año pasado al mejor cachopo de España, campeonato en el que volverá a participar este año.

Belén Bobes, natural de Soto de Llanera, Asturias, es la cocinera y propietaria de Los Platos de Soto junto a su marido César García, ingeniero de profesión. Belén tiene dos pasiones, la cocina y los platos de cerámica, que comparte con una afición, presentarse a los distintos concursos y campeonatos de cocina tradicional. Explica que concursar le hace exigirse mucho más a la hora de cocinar y de este nivel de auto exigencia se benefician sus platos.

La fabada

La fabada que prepara Belén, no es cosa de broma, es una cosa muy seria. De hecho el próximo 26 de marzo participa en la final del campeonato de la mejor fabada asturiana organizado por el Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Villaviciosa, la cuna de la fabada. La fabada de Los platos de Soto se ha clasificado entre los 5 restaurantes del resto del mundo que competirán contra los 15 restaurantes asturianos para la obtención del título.

La fabada asturiana

Su fabada está hecha, al igual que todas las que compiten, con fabes con el sello de calidad IGP, Indicación Geográfica Protegida, y se la mandan expresamente desde Asturias al igual que el compango, el acompañamiento cárnico que se usa en cocidos y potes, formado por chorizo, morcilla, tocino entreverado y lacón, todos con la característica del ahumado.

 

La fabada de Los platos de Soto puede comerse de octubre a marzo, aunque la prepara todo el año si se pide por encargo. Se sirve en platos de cerámica y por ración individual, lo que facilita mucho poder elegirla. En su fabada las grandes judías blancas de forma arriñonada están intactas, ninguna está rota o desmenuzada en el plato, lo que siempre es sinónimo de calidad. Las fabes están sabrosas, compactas y bien embebidas del sabor de la carne. El caldo que las acompaña es sustancioso y no excesivamente graso. En la calidad de los ingredientes y el equilibrio en el sabor se esconde su secreto.

 

El cachopo de Los platos de Soto

El cachopo tiene nombre propio en Asturias y consiste, básicamente, en poner lonchas de jamón serrano y queso entre dos bistecs de ternera, a modo de relleno, para luego empanarlo todo y freírlo. A partir de este cachopo clásico aparecen las versiones, y hay tantas como rellenos se puedan imaginar.

 

En Los platos de Soto el cachopo se ha convertido en el plato estrella del local por méritos propios y esto queda reflejado en la carta donde hay hasta 18 variedades diferentes. Entre ellos hay un guiño a la tradicional galleta Quely de Mallorca, el Quelycachopo, compuesto de varios champiñones rebozados con esta típica galleta mallorquina y rellenos de jamón serrano y queso.

Todos los cachopos de Belén se hacen con bistecs de la falda de la ternera, asturiana y certificada, por supuesto. Se pasan por harina y huevo, y luego se rebozan con pan o, en su caso, con galleta picada, aunque el cachopo Gourmet, la última novedad, está rebozado con panko japonés. Los precios varían en función de los ingredientes y de la guarnición, y oscilan entre los 18 euros del cachopo tradicional hasta los 30 del Gourmet.

El cachopo Gourmet está, de momento, fuera de carta y es con el que Los platos de Soto competirá en el próximo campeonato nacional. Entre los dos bistecs lleva un relleno compuesto de una crema de chorizos a la sidra, sobre esta crema un frixuelo, postre asturiano muy parecido a la crepe, que está relleno de jamón ibérico y queso cheddar, y encima otra crema, esta vez de queso La Peral, un queso azul típico de Asturias. Este cachopo se sirve acompañado de pimientos de Padrón y patatas y aparece majestuoso, atractivo y desafiante, seguro del conjunto de sabores poderosos y muy intensos que aguardan en su interior.

El cachopo Gourmet abierto

 

La sidra

Los platos de Soto

El escanciador de sidra

Aunque el local dispone de carta de vinos, bastante reducida por cierto, uno no puede ir a una taberna asturiana y no beber al menos un botellín de sidra auténtica, natural, fresca. A la mesa que lo pida se le proporcionará un escanciador manual, cómodo y muy práctico para que pueda servirse a su gusto. La sidra es una bebida que gracias a su acidez y a su frescor  deviene en estupendo acompañante del cachopo, un plato que muy probablemente pidas si vas por primera vez a Los platos de Soto.

Y es que esta taberna asturiana  ha conseguido ,en tan solo tres años, que cuando se hable de cachopos en Mallorca se hable a la vez de Los platos de Soto.  Pero cuidado, no se distraigan y no olviden la fabada.

Voz Gourmand by Jaime Vidal

Deja un comentario