Sobre mí

Escritura y  gastronomía. Dos pasiones o dos debilidades. Ya no lo sé. Sí sé que las necesito a ambas en mi día a día.

La escritura: Todo empezó con la lectura. Recuerdo como mi padre intentaba enseñarme a leer.  Y ante mi resistencia un día me dijo: “cuando sepas leer podrás vivir todas las aventuras que quieras”. Cuánta razón tenía. Me enganché a la lectura, a todas horas. Eso me impulsó a querer escribir. Y sin darme cuenta gané en mi adolescencia un premio de relato breve. Entonces supe que siempre escribiría.

La gastronomía: Muchos recuerdos de mi niñez están asociados a la comida. Muchísimos. Recuerdo esconderme para beber a sorbos del bote de leche condensada, recuerdo robar los turrones de la despensa y también los platos que elegía para comer el día de mi cumpleaños. Luego llegaron los restaurantes. Platos desconocidos que no comía en casa y que me cautivaron. Empecé a preferir ciertos restaurantes, ciertos cocineros. Y comprendí que la cocina es como la escritura, ambas pueden convertirse en arte.

Casi sin darme cuenta ambas pasiones se juntaron y empecé a escribir sobre gastronomía, a estudiar, a investigar y, por fin, a realizar un Máster de comunicación y periodismo gastronómico. A raíz del Máster surgió la determinación de convertir esas pasiones en  profesión y, con ella, esta web de servicios de escritura gastronómica. Hoy, mientras el periodismo gastronómico profesional está en periodo de extinción salvo para unos pocos elegidos, yo sigo escribiendo para mí y para mis clientes.