Sábados de frituras en Los Alpes

Qué placer da descubrir algo. Algo que no esperas, algo que te sorprende, algo que te encanta. Da igual que sea un cocinero, un bar, un restaurante, un plato o un bocadillo. Lo importante es que te deje un gran recuerdo, un gran sabor. Mi último gran descubrimiento son las frituras de pescado de la cafetería Los Alpes.

Los Alpes es un bar cafetería de barrio de los de toda la vida. Unas pocas mesas sobre la acera y un interior cuidado y no especialmente grande. Está situado en el 87 de la calle Arxiduc Lluis Salvador y yo había pasado por delante mil veces, y mil veces había seguido de largo. Hasta que un amigo me dijo que los sábados hacían “pescadito frito”. Ultra declarado del buen boquerón frito para allá que fuimos. Y qué gran y agradable sorpresa me llevé.

Xisco es el propietario y el cocinero. Y cada sábado hace boquerón, cazón, chipirón, rabas o anillas de calamar y gambitas fritas. Con la caña te obsequia con una tapa de alguna de estas frituras. Pero son tan deliciosas que seguro que te será insuficiente y podrás pedir una ración, o mejor aún, un variado de todas ellas, a precios realmente ajustados.

Variado de fritura de Los Alpes

Al felicitarle reconoció que ha tenido que freír muchos cientos de kilos para encontrar el punto perfecto de la fritura pero ha valido la pena pues lo ha conseguido. Especialmente extraordinario está el boquerón, con el rebozado justo para que no quite sabor a la carne del pescado que está fresca y jugosa, hecha pero no refrita. Trabaja únicamente con pescado fresco del día y lo fríe hasta que se acaba. Eso sí, se preocupa de cambiar con frecuencia el aceite, uno de sus grandes secretos.

A falta de freidurías andaluzas de calidad tenemos bares de barrio como Los Alpes que nos permiten disfrutar con toda la intensidad y a un gran precio de unas extraordinarias frituras de pescado.